Ir al contenido
Saltar al contenido de ayuda principal

¿Qué debo saber sobre la seguridad en materia de incendios y monóxido de carbono cuando viaje?

La seguridad es imprescindible en cualquier alojamiento. Recomendamos a los anfitriones que instalen detectores de humo y monóxido de carbono (CO) en sus alojamientos, pero también es importante que los huéspedes se conciencien y tomen precauciones de seguridad al viajar, independientemente del modo en que lo hagan.

Al reservar un alojamiento en Airbnb, debes consultar si el anfitrión ha notificado o no la presencia de detectores de humo y monóxido de carbono en la propiedad. Encontrarás estos datos en la página del anuncio, en el apartado Servicios.

Los detectores de monóxido de carbono no son habituales en muchas partes del mundo, por lo que te sugerimos que compres uno para que te acompañe en tus viajes, especialmente si tu alojamiento no dispone de él. Aquí tienes un ejemplo de un detector de monóxido de carbono portátil.

Información de seguridad de la Cruz Roja Americana

El monóxido de carbono (CO) es un gas invisible, inodoro e incoloro que se produce cuando los combustibles (como gasolina, madera, carbón, gas natural, propano, petróleo y metano) se queman de forma incompleta. Puede ser producido por aparatos de combustión domésticos, como hornillos, fogones, calentadores de agua y calefactores de habitación. Los niveles de monóxido de carbono elevados pueden ser mortales. Qué puedes hacer:

  • No utilices nunca generadores, parrillas, fogones ni otros dispositivos que funcionen con gasolina, propano, gas natural o carbón vegetal en el interior de una casa, garaje, sótano, entresuelo o cualquier zona parcialmente cerrada.
  • Mantén estos dispositivos al aire libre, lejos de puertas, ventanas y respiraderos por los que el monóxido de carbono podría acceder al interior.
  • Abrir puertas y ventanas o usar ventiladores no impide que se acumule monóxido de carbono en el alojamiento. Aunque el monóxido de carbono no puede verse ni olerse, puede incapacitar a una persona rápidamente y causarle la muerte. Aunque no huelas los gases de escape, podrías estar expuesto al monóxido de carbono. Si de pronto te sientes enfermo, mareado o débil al utilizar un generador, respira aire fresco de inmediato, sin tardanza.
  • Las alarmas de monóxido de carbono* deben instalarse en ubicaciones centrales en cada planta del alojamiento y fuera de las zonas de dormitorio, para avisar cuanto antes de la acumulación de monóxido de carbono.
  • Las pilas deben probarse con frecuencia y sustituirse cuando sea necesario.
  • Si suena una alarma de monóxido de carbono, sal rápidamente al aire libre o asómate a una ventana abierta o puerta exterior. Nunca debes ignorar una alarma de monóxido de carbono; el gas es mortal y necesitas respirar aire fresco. Llama a los servicios de emergencia locales para obtener ayuda desde la ubicación al aire libre y mantente allí hasta que llegue el personal de emergencia para ayudarte.

Visita www.redcross.org/homefires para obtener más información.

*Para comunicarse con un público global, Airbnb suele utilizar los términos «alarma» y «detector» de forma intercambiable.

El nombre, el emblema y los materiales protegidos por derechos de autor de la Cruz Roja Americana se utilizan con su permiso, lo cual no constituye en modo alguno un respaldo, explícito o implícito, de ningún tipo de producto, servicio, empresa, opinión o postura política. El logotipo de la Cruz Roja Americana es una marca comercial propiedad de The American National Red Cross. Para obtener más información sobre la Cruz Roja Americana, visita redcross.org.