Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    La diseñadora Evette Rios explica cómo mantiene su segunda residencia

    Para cuadrar las cuentas, esta madre tan atareada recibe a huéspedes en sus dos casas cuando su familia no está.
    Publicado por Airbnb el 9 de ago. de 2021
    Lectura de 3 min
    Última actualización: 9 de ago. de 2021

    Lo más destacable

    • A esta famosa diseñadora de interiores le encanta recibir huéspedes en el apartamento y la cabaña de esquí de su familia.

    • Para compaginar su actividad como anfitriona con su ajetreado estilo de vida, ofrece disponibilidad en el alojamiento que su familia no utiliza.

    • Asegura que hospedar les enseña a sus hijos la importancia de «rentabilizar lo que ya tienes».

    Todo comenzó con un maravilloso viaje a Florencia en el que Evette, una reconocida diseñadora de interiores y experta en estilo de vida, se alojó en casa de otra familia. «Fue una experiencia fantástica», afirma. «Me mostró la realidad de lo que es el home sharing».

    Poco antes de aquel viaje, Evette había restaurado la casa vacacional de su familia, una granja de 1796 en las montañas Pocono convertida en una cabaña de esquí. Algunos de los detalles que más le gustan de la casa son los ganchos forjados a mano que encontró para el recibidor, una puerta de ducha de latón que hay en el baño de la planta baja y la nueva terraza que dividió en distintas zonas de estar.

    Se le ocurrió anunciar su cabaña de esquí en Airbnb para que otras personas pudieran disfrutar de ella cuando su familia no la utilizase. «Reformar la casa fue divertidísimo y me hacía mucha ilusión compartir con la gente este rincón lleno de historia».

    Descubrir el perfil de los viajeros

    Al principio, Evette no sabía qué tipo de huéspedes recibiría. Además, al tener dos niños pequeños, en la casa hay un montón de cosas. «Hay infinidad de viajeros diferentes», afirma. «Hasta que no recibes a los primeros huéspedes, no puedes saber cuál será tu público objetivo».

    Después de conseguir algunas reservas, Evette se dio cuenta de que su casa de vacaciones despertaba el interés de otras familias, y de que las pertenencias de toda su tropa son un auténtico tesoro para otros huéspedes que viajan con niños.

    «Prepararse para recibir huéspedes es más fácil de lo que uno cree», afirma. «Guardamos algunas de las cosas de los niños en un armario, pero la mayoría son muy útiles para las familias. Y a nuestros hijos les gusta elegir qué juguetes dejan fuera».

    Las ventajas

    Evette ha puesto mucho cariño en su casa, que está llena de historia, y le encanta compartirla con los huéspedes. Además, los ingresos que recibe como anfitriona le vienen de maravilla, porque la ayudan a cubrir el mantenimiento y los gastos derivados de la propiedad. «De esta manera podemos permitirnos nuestro estilo de vida», asegura. «Recibir a viajeros nos ayuda a cuadrar las cuentas».

    Un tiempo después, Evette decidió anunciar también su apartamento en Tribeca, que está disponible cuando ellos se marchan unas semanas a las montañas Pocono. Asegura que lo que más le enternece es recibir reservas de abuelos que viajan a la ciudad para ayudar a sus hijos cuando acaban de tener un bebé.

    «Ser anfitriona es una actividad complementaria que me da mucha flexibilidad», dice Evette, que ofrece disponibilidad en un alojamiento o en otro en función de dónde vayan a quedarse ellos. «Y me ha enseñado que se puede sacar rentabilidad a lo que uno ya tiene. Explicamos a nuestros hijos que compartir lo que tenemos siempre es beneficioso».

    Diseñar su sueño

    Para Evette, ser anfitriona es mucho más que ingresos y flexibilidad.

    «Como soy diseñadora, recuerdo los espacios incluso más que las conversaciones», dice. «Recuerdo de qué color eran las paredes de la casa de mi abuela y también me acuerdo del reloj con forma de gato en el que la cola servía de péndulo. Me encanta pensar que muchas otras personas pueden crear recuerdos aquí y que los detalles de mi casa pueden despertar emociones en la gente».

    Aunque Evette rara vez conoce a sus huéspedes en persona, afirma que escuchar sus historias la hace «muy feliz».

    «Me hacer mucha ilusión conocer el motivo de cada estancia. Hay gente que viene por una boda o porque ha nacido un bebé», explica. «Es genial formar parte de la vida de todas estas personas, aunque sea de manera indirecta».

    ¿Te gustaría recibir huéspedes?
    Anímate a ser anfitrión

    Lo más destacable

    • A esta famosa diseñadora de interiores le encanta recibir huéspedes en el apartamento y la cabaña de esquí de su familia.

    • Para compaginar su actividad como anfitriona con su ajetreado estilo de vida, ofrece disponibilidad en el alojamiento que su familia no utiliza.

    • Asegura que hospedar les enseña a sus hijos la importancia de «rentabilizar lo que ya tienes».

    Airbnb
    9 de ago. de 2021
    ¿Te ha resultado útil?