Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Descubre cómo puedes aplicar los 5 pasos del Protocolo de Limpieza Avanzada de Airbnb

    Te contamos todo lo que necesitas para seguir el proceso de limpieza en 5 pasos.
    Publicado por Airbnb el 4 de jun. de 2020
    Lectura de 8 min
    Última actualización: 25 de jun. de 2021

    Lo más destacable

    • El proceso de limpieza consta de cinco pasos: preparación, limpieza, desinfección, comprobación y reposición.

    • Sabemos que adoptar una nueva rutina de limpieza puede resultar complicado. Por eso, puedes encontrar consejos, listas de tareas específicas y mucho más en la sección sobre limpieza de la pestaña Rendimiento.

      • También puedes consultar el manual de limpieza de Airbnb, avalado por expertos, para familiarizarte con el proceso de limpieza avanzada en cinco pasos y ponerlo en práctica.

      • Para más información, consulta nuestra guía completa sobre cómo crear un espacio agradable para los huéspedes.

      Como ahora la limpieza es más importante que nunca, los anfitriones de alojamientos deben comprometerse a seguir el proceso de limpieza avanzada en 5 pasos de Airbnb y nosotros estamos a tu disposición para ayudarte a ponerlo en práctica. Además de explicarte los 5 pasos, este artículo incluye recomendaciones y asesoramiento adicional para ayudarte a seguir unas pautas de limpieza coherentes. Estas prácticas recomendadas se basan en el Manual de limpieza avanzada, que elaboramos en colaboración con expertos en salud y hospitalidad pensando en tu bienestar.

      Antes de empezar a limpiar, es esencial que tú o el servicio profesional de limpieza que tengas contratado consultéis las directrices de las autoridades locales sobre cuánto tiempo hace falta esperar antes de entrar en el espacio. Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan esperar el mayor tiempo posible (al menos unas cuantas horas) una vez que el huésped se haya marchado, ya que así reduces la posible exposición a los gérmenes. Para asegurarte de que vas a disponer del tiempo que necesitas para completar la limpieza, también puedes configurar el intervalo bloqueado entre reservas modificando la configuración de tu calendario.

      Para ayudarte a saber por dónde empezar, hemos dividido las recomendaciones del proceso de limpieza que en cinco pasos: preparación, limpieza, desinfección, comprobación y reposición.

      Paso 1: Prepáralo todo para una limpieza más segura

      • Ventila las habitaciones antes de empezar a limpiar y mientras lo haces. Algunas autoridades sanitarias, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, recomiendan abrir las ventanas y las puertas que dan al exterior y utilizar ventiladores para favorecer la circulación del aire mientras limpias y desinfectas. Ventila todo el tiempo que puedas antes de la limpieza y mientras la lleves a cabo.
      • Reúne los artículos de limpieza apropiados. Te recomendamos que utilices únicamente soluciones desinfectantes homologadas por las autoridades sanitarias de tu país o las entidades de control de tu región (por ejemplo, la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas).
      • Lee las instrucciones y advertencias de todos los productos. Es importante que consultes todas las etiquetas para saber cuál es el principio activo de cada sustancia y cómo debes aplicarla.
      • Lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no es posible, utiliza un desinfectante de manos con un 60 % de alcohol como mínimo y consulta cuáles son las recomendaciones más recientes que han publicado las autoridades de tu país.
      • Usa equipos de protección individual. Si lo consideras oportuno, ponte mascarilla, guantes desechables y otros equipos de protección antes de entrar en el alojamiento.
      • Saca toda la basura. Si lo haces nada más empezar, evitarás que la basura contamine el espacio una vez que lo hayas limpiado. Pon una bolsa nueva en cada cubo; te resultará más cómodo a la hora de deshacerte de los productos desechables que uses para limpiar.
      • Retira todos los textiles del hogar que estén sucios. Según nos han contado los anfitriones, la colada es una de las tareas que más tiempo les lleva. Recoge toda la ropa del hogar en cuanto entres en el espacio y ten mucho cuidado de no sacudirla para evitar la propagación de los gérmenes.
      • Desenchufa los aparatos eléctricos. Por tu seguridad, y para evitar que se estropeen, desconecta todos los aparatos antes de limpiar. Aunque no estén en funcionamiento, los dispositivos que permanecen enchufados siguen conectados a la corriente. Si lo prefieres, también puedes bajar los plomos de la habitación que vayas a limpiar.

      Importante: Plantéate si es necesario usar un equipo de protección limpio antes de entrar en el alojamiento. Lee todas las etiquetas para asegurarte de que estás utilizando los productos químicos adecuadamente.

      Paso 2: Limpia el polvo y la suciedad

      Limpiar consiste en eliminar los gérmenes y la suciedad de las superficies, por ejemplo, frotar la encimera de la cocina o los fogones con un trapo empapado en agua y jabón. Es importante que lo hagas antes de desinfectar el espacio.

      • Lava los artículos textiles para el hogar a la temperatura máxima recomendada por el fabricante. No olvides lavarte las manos antes de tocar la ropa de cama o las toallas limpias.
      • Friega todos los platos y vacía el lavavajillas. Es importante lavar todos los platos que hayan utilizado los huéspedes para garantizar un nivel de higiene adecuado. Si no tienes lavavajillas, friega todos los platos con agua caliente y jabón antibacteriano. Empieza recorriendo el alojamiento para recoger los platos y vasos que hayan dejado por las habitaciones; así evitarás la contaminación cruzada.
      • Limpia el polvo y barre o pasa la aspiradora. Procura retirar el polvo de arriba abajo para asegurarte de que no quedan restos de suciedad. Barre el suelo y pasa la aspiradora por las alfombras y la moqueta.
      • Limpia las superficies duras con agua y jabón. Pasa un paño para quitar la suciedad, la grasa, el polvo y los gérmenes. En esta categoría se incluyen, por ejemplo, las encimeras, las mesas, los lavabos y fregaderos, los armarios de la cocina y el suelo. Cuando pases la fregona, empieza en la esquina más alejada de la puerta y ve desplazándote hasta esta. Cuando termines, tira el agua por un desagüe que todavía no hayas limpiado.

      • Limpia las superficies porosas siguiendo las instrucciones del fabricante; por ejemplo, las alfombras o la moqueta, los edredones o la tapicería de los muebles. Elimina cuidadosamente la suciedad visible; después, aplica los productos recomendados para este tipo de superficies. Lava a máquina los artículos que lo permitan siguiendo las indicaciones del fabricante.

      Importante: Para evitar la propagación de gérmenes, no te toques la cara mientras limpias.

      Paso 3: Desinfecta con los productos adecuados

      Desinfectar consiste en utilizar productos químicos para reducir la cantidad de gérmenes y bacterias. En este paso, los anfitriones deben desinfectar las zonas que se tocan con más frecuencia; por ejemplo, rociando con un desinfectante los pomos de las puertas, los interruptores y los tiradores de los armarios.

      • Después de limpiar una superficie, rocíala con desinfectante. Incide en todas aquellas zonas que se tocan con más frecuencia (como los pomos de las puertas o los interruptores). Desinfecta los aparatos electrónicos siguiendo las instrucciones del fabricante.
      • Deja que el desinfectante actúe durante el tiempo que indique la etiqueta. Es importante seguir las instrucciones para que las sustancias químicas eliminen todos los gérmenes posibles y lograr así una desinfección eficaz.
      • Deja que las superficies se sequen al aire. Si las secas manualmente antes de que transcurra el tiempo recomendado, es posible que el producto no elimine los patógenos con la eficacia que indica la etiqueta.

      Importante: Consultar todas las etiquetas te ayuda a utilizar los productos químicos adecuadamente.


      Paso 4: Comprueba las tareas de limpieza para cada habitación

      Tendrás acceso a listas de tareas de limpieza en función de los detalles de tu alojamiento. Asegúrate de consultar las buenas prácticas que se detallan en las listas de tareas de cada habitación y compártelas con tu equipo para el hospedaje o con los profesionales de la limpieza que hayas contratado.

      • Verifica que las superficies de contacto frecuente están desinfectadas. Si se te ha olvidado algún detalle, este es el momento de ponerle remedio.
      • Toma nota de cualquier problema de mantenimiento que debas solucionar o de si falta algo. Mientras verificas que has completado todos los pasos del manual, aprovecha para fijarte en si tienes que sustituir algún artículo, rellenarlo o reponerlo.

      Paso 5: Déjalo todo listo para el próximo huésped

      Para evitar la contaminación cruzada, es importante que termines de limpiar y desinfectar una habitación antes de dejarlo todo listo para el siguiente huésped.

      • Tira los productos desechables y lava bien los reutilizables. Deshazte de todos los artículos que sean de un solo uso, como las toallitas desinfectantes. También acuérdate de lavar los utensilios reutilizables, como los paños, trapos y estropajos, a la máxima temperatura recomendada.
      • Quítate el equipo de protección de forma segura cuando hayas acabado de limpiar. Luego, deséchalo o lávalo siguiendo las instrucciones de cada artículo.
      • Lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no es posible, utiliza un desinfectante de manos con un 60 % de alcohol como mínimo y consulta cuáles son las recomendaciones más recientes que han publicado las autoridades de tu país.
      • Inspecciona todas las habitaciones y asegúrate de que está todo listo para recibir al siguiente huésped. Observa cada estancia con detenimiento como si fueras el huésped y acabaras de llegar: ¿está todo en orden?
      • Deja productos de limpieza para los huéspedes. Los viajeros nos han comentado que les gustaría poder limpiar durante su estancia. Para asegurarte de que están cómodos, déjales productos como desinfectante de manos, pañuelos de papel, espray o toallitas desinfectantes y un bote o una pastilla extra de jabón de manos.
      • Repón los productos de limpieza. Comprueba la fecha de caducidad de cada uno de ellos y rellena o repón los envases para tenerlos listos la próxima vez.

      Importante: Mantén siempre la sustancias químicas fuera del alcance de los niños.

      ¿Te animas a llevar tu rutina de limpieza un paso más allá?

      Ahora que conoces el proceso, puedes integrarlo en tu método de limpieza y aplicar estas técnicas en todas las habitaciones de tu espacio. Sabemos que interiorizar una nueva rutina de limpieza puede resultar complicado. Por eso, hemos preparado un manual con recomendaciones avaladas por expertos, consejos de seguridad y listas de tareas específicas que te servirán para poner en práctica nuestro proceso de limpieza en 5 pasos. Los anfitriones de alojamientos tienen que seguir el proceso de limpieza avanzada en 5 pasos de Airbnb antes de cada estancia.

      Cuando un anfitrión se compromete a seguir el proceso de limpieza en 5 pasos, aparece un distintivo de limpieza avanzada en su anuncio para que los huéspedes sepan que en ese alojamiento se sigue un proceso de desinfección riguroso.

      Ten en cuenta que puede que vayamos actualizando las pautas de limpieza en función de las recomendaciones de los expertos. El proceso de limpieza en cinco pasos y el Manual de limpieza avanzada de Airbnb se basan en los avances científicos y siempre anteponen la salud y el bienestar de los anfitriones y los huéspedes.

      Sabemos que interiorizar una rutina de limpieza nueva lleva tiempo y queremos ayudarte a hacerlo de la forma más sencilla posible. Por eso, estamos desarrollando más recursos y materiales de formación para que puedas incorporar estas prácticas a tu día a día con eficacia y precisión. Para obtener información, consejos y listas de tareas específicas, consulta la sección sobre la limpieza en la pestaña Datos. Si necesitas pautas más detalladas, también puedes descargarte el Manual de limpieza.
      La información de este artículo puede haber cambiado desde su publicación. El proceso de limpieza avanzada en 5 pasos presenta de forma sencilla los requisitos necesarios para que tu alojamiento esté completamente limpio. Si necesitas información más detallada para saber cómo llevar a cabo cada paso, consulta el Manual de limpieza completo de Airbnb. Como anfitrión, quizá tengas que tomar medidas adicionales para velar por tu protección, la de tus huéspedes y la de los equipos con los que trabajes. Además, deberías consultar y cumplir las directrices o normativas locales pertinentes. Airbnb no se hace responsable de ninguna lesión o enfermedad que se derive de la aplicación de este proceso de limpieza. Si quieres estar al tanto de las normas y pautas de limpieza específicas de tu región, añade a tus marcadores este artículo del Centro de ayuda.

      Lo más destacable

      • El proceso de limpieza consta de cinco pasos: preparación, limpieza, desinfección, comprobación y reposición.

      • Sabemos que adoptar una nueva rutina de limpieza puede resultar complicado. Por eso, puedes encontrar consejos, listas de tareas específicas y mucho más en la sección sobre limpieza de la pestaña Rendimiento.

        • También puedes consultar el manual de limpieza de Airbnb, avalado por expertos, para familiarizarte con el proceso de limpieza avanzada en cinco pasos y ponerlo en práctica.

        • Para más información, consulta nuestra guía completa sobre cómo crear un espacio agradable para los huéspedes.
        Airbnb
        4 de jun. de 2020
        ¿Te ha resultado útil?