Espacioso apartamento en Teniente Rey Habana Vieja

Superanfitrión

Casa particular. Anfitrión: Anabel

  1. 3 viajeros
  2. 1 dormitorio
  3. 1 cama
  4. 1 baño
Llegada autónoma
Accede al alojamiento con ayuda del portero.
Anabel es Superanfitrión
Los Superanfitriones son anfitriones con experiencia y valoraciones excelentes que se esfuerzan al máximo por ofrecer estancias inolvidables a sus huéspedes.

AirCover

Todas las reservas incluyen protección gratuita en caso de que el anfitrión cancele, de que haya imprecisiones importantes en el anuncio o de que tengas problemas para acceder al alojamiento, entre otras situaciones.
Apartamento ubicado en el Casco Histórico de la Habana Vieja. Muy cerca de las principales atracciones.
Lugares de interés cercanos: Plaza Vieja, Plaza de la Catedral, Boulevard de Obispo, Capitolio, San Francisco de Asís, Malecón Habanero, El Morro, Paseo del Prado, Cámara Obscura, Bar El Floridita, Palacio De Los Capitanes Generales, Parque del Cristo, el apartamento se encuentra rodeado de gran cantidad de restaurantes y cafeterías.
El apartamento está en un 3er Piso. Decoración sencilla.

Servicios y zonas comunes
Por un precio adicional se ofrece:
- Servicio de recogida y/o viaje al aeropuerto.
- Lavandería

¿Dónde dormirás?

Dormitorio
1 cama de matrimonio

¿Qué hay en este alojamiento?

Cocina
TV
Aire acondicionado
Patio o balcón
Se permite dejar el equipaje
Secador de pelo
Frigorífico
Apto para fumadores
Disponible para estancias largas

Selecciona la fecha de llegada

Añade las fechas de tu viaje para ver el precio exacto

4,90 estrellas sobre 5 basadas en 85 evaluaciones

Limpieza
Veracidad
Comunicación
Ubicación
Llegada
Calidad

¿Dónde me voy a quedar?

Habana Vieja, La Habana, Cuba

La Habana Vieja, es la zona antigua de la ciudad. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, comenzó a ser cuidadosamente restaurada en últimos años. Es notable el contraste que existe entre las zonas restauradas y el resto de la ciudad, prácticamente en ruinas. La arquitectura colonial y barroca, mezclada con el neoclasicismo, el Art Nuveau, y el Art Deco, se muestran con toda riqueza tanto en este barrio, como en el barrio adyacente, Centro Habana.

La Habana Vieja tiene varios tesoros para descubrir. Merece dedicarle varias horas, para vivir su ambiente e impregnarse de su encanto. Es un barrio para disfrutar caminando, tanto de día como de noche.

La Habana es una ciudad segura, aunque a primera vista algunas calles no parezcan inspirar confianza por su aspecto, se puede caminar con tranquilidad a toda hora.

Las principales arterias de la Habana Vieja son las calles Obispo, Oficios, O´Reilly y Mercaderes. A lo largo de ellas, podemos ver una sucesión de palacios, iglesias, conventos, plazas, y edificios históricos de gran valor arquitectónico. La mayoría, hoy son museos, galerías de arte, tiendas, hoteles y restaurantes. Hay muchos lugares interesantes adonde detenerse.

Las principales calles de la Habana Vieja, desembocan en plazas: la Plaza de la Catedral, la Plaza de Armas, la Plaza de San Francisco de Asís y la Plaza vieja. Rodeadas de bares y restaurantes, las plazas están siempre animadas, y son escenario de artistas, artesanos y músicos.

A medida que recorremos la Habana Vieja, encontramos algunos sitios que son muy populares entre los turistas.

Algunos bares emblemáticos como La Bodeguita del Medio, El Floridita, o el Hotel Ambos Mundos, se hicieron famosos por ser los favoritos del escritor Ernest Hemingway, un personaje muy presente en la ciudad, quien decía “mi daiquiri en el Floridita, mi mojito en la Bodeguita”. Por otro lado, el hotel Ambos Mundos, al que definió como “un buen lugar para escribir”, fue una de sus residencias. En la habitación 511, Hemingway escribió los primeros capítulos de “Por quién suenan las campanas”, y hoy se mantiene tal como él la habitaba, incluyendo su máquina de escribir y otros objetos originales.

Hay dos farmacias que te llamarán la atención: la farmacia Taquechel, y el Museo de la Farmacia Habanera La Reunión. Con una restauración impecable, funcionan como pequeños museos. Tienen una exquisita ambientación Art Nuveau original, colecciones de jarras de boticario y otros objetos curiosos.

El Convento de San Francisco de Asís, situado en la Plaza del mismo nombre, es un antiguo convento de frailes franciscanos. El edificio tuvo diferentes destinos a lo largo de su historia, incluyendo la toma por parte de los ingleses, quienes lo transformaron en un templo masónico. Actualmente funciona como Museo de Arte Sacro. Tiene un hermoso jardín exterior dedicado a la Madre Teresa de Calcuta, donde se exhiben esculturas de artistas contemporáneos. Mientras que la Basílica Menor, funciona como sala de conciertos por su maravillosa acústica. Todo el lugar transmite mucha paz, y recorrer sus galerías y claustros, es una delicia.

Desde la Habana Vieja, se puede llegar fácilmente a los cuatro castillos que custodian la ciudad. Ellos son:
El Castillo de la Real Fuerza: declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fue terminado en 1577, y fue construido como defensa de la ciudad. Tiene una arquitectura de influencia medieval y es considerado una gran obra de ingeniería. Hoy es sede del museo de la Navegación, y guarda una colección de modelos a escala de barcos y galeones, así como tesoros rescatados de barcos hundidos. También es hogar de la Giraldilla, una famosa escultura icono de Cuba, y del ron Havana Club.

El Castillo de San Carlos de la Cabaña, es la segunda fortaleza más grande de América –la primera está en Colombia. Aquí estableció su comandancia Ernesto Che Guevara, los primeros meses después de la Revolución. Aún se guardan algunos documentos que se encuentran en exhibición. Desde este Castillo, todas las noches a las 9:00 PM, se realiza la ceremonia del Cañonazo, un espectáculo militar que conmemora el disparo del cañón que se ejecutaba en la época de la colonia. Anunciaba el cierre de las murallas de la ciudad y del puerto, como protección ante los piratas e invasores.

Por otro lado, desde el Castillo del Morro, se tiene una amplia vista de la ciudad. Dentro del castillo hay algunas exhibiciones entre ellas, una exposición de faros. De hecho, el lugar funcionaba como escuela para fareros.

Mientras que el Castillo de San Salvador de la Punta, es el que ves en las típicas postales habaneras.

Anfitrión: Anabel

  1. Se registró en febrero de 2017
  • 1317 evaluaciones
  • Identidad verificada
  • Superanfitrión
Hola, soy Anabel!!, Co-host y experta en organización de actividades. Apoyo a huéspedes como tú que necesitan planificar sus vacaciones en Cuba, convirtiendo tu viaje en una experiencia inolvidable. Te apoyaremos en todo momento gracias a mi increíble equipo. Date prisa
Hola, soy Anabel!!, Co-host y experta en organización de actividades. Apoyo a huéspedes como tú que necesitan planificar sus vacaciones en Cuba, convirtiendo tu viaje en una experi…

Anabel es Superanfitrión

Los Superanfitriones son anfitriones con experiencia y valoraciones excelentes que se esfuerzan al máximo por ofrecer estancias inolvidables a sus huéspedes.
  • Idiomas: English, Français, Italiano, Português
  • Ratio de respuesta: 100%
  • Tiempo de respuesta: en menos de una hora
Para proteger tus pagos, nunca transfieras dinero ni te comuniques fuera de la página o la aplicación de Airbnb.

Qué debes saber

Normas de la casa

Llegada: A partir de las 15:00
Salida: 12:00
Llegada autónoma con personal del edificio
No adecuado para niños o bebés
No se admiten mascotas
No se admiten fiestas o eventos
Apto para fumadores

Salud y seguridad

Se aplican las prácticas de seguridad contra la COVID-19 de Airbnb
Alarma de monóxido de carbono
Alarma de humos

Política de cancelación