Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos
    Este contenido no está disponible en el idioma seleccionado, así que lo hemos publicado en el más cercano que podemos ofrecer por el momento.

    Cómo sorprender a los huéspedes a su llegada

    Aquí tienes algunos detalles de lo más originales para recibir a los huéspedes, como flores frescas, notas personalizadas y mucho más.
    Publicado por Airbnb el 10 de feb. de 2020
    Lectura de 4 min
    Última actualización: 5 de mar. de 2020

    Lo más destacable

    • Las pequeñas muestras de agradecimiento son muy importantes para que los huéspedes se sientan especiales

    • Añade un toque personal a la estancia dejándoles una nota escrita a mano

    • También puedes ir un paso más allá y dejarles flores, algo de comer y de beber o algún otro detalle

    • Los productos locales pueden ayudar a tu comunidad y hacer que los huéspedes se sientan como en casa

    No hay nada como una nota escrita a mano o un ramo de flores para dar la bienvenida a los huéspedes. Si su estancia es inolvidable, habrá más posibilidades de que dejen evaluaciones excelentes, recomienden tu espacio a su familia y amigos e incluso vuelvan a alojarse en él.

    Sin embargo, para ofrecerles una bienvenida inolvidable no tienes por qué hacer grandes desembolsos. En este artículo, te ofrecemos algunos ejemplos de anfitriones de todo el mundo que han sorprendido a sus huéspedes con un recibimiento especial, como notas personalizadas, dulces recién horneados y mucho más.

    1. Escribe una nota agradable para darles la bienvenida

    Cuando estás de viaje, una bienvenida cálida y pensada solo para ti puede quitarte la morriña y hacerte sentir como en casa. «En cada habitación tengo una pequeña pizarra que personalizo con los nombres de los huéspedes para darles la bienvenida», comenta Huma, anfitriona en Londres. «Es solo un detallito, pero les encanta».

    Puedes causar la misma impresión con una nota escrita a mano. «Hace poco empecé a dejar un regalo de bienvenida junto con una tarjeta», cuenta Trude, anfitriona en Edsberg, Suecia. En la nota puedes recomendar tu cafetería favorita o contar alguna curiosidad de la zona.

    2. Muéstrales los sabores locales a tus huéspedes

    Una de las mejores formas de ayudar a los huéspedes a aclimatarse es recomendarles los mejores sitios del barrio. «Aquí cerca hay una panadería que hace un bizcocho de canela delicioso y a mi primer huésped le dejé un trocito», dice David, anfitrión en San Antonio, Texas, que ahora recibe a todos los viajeros con este dulce.

    3. ¡Ha llegado la hora de desempolvar tu libro de recetas!

    Si tienes mano para la repostería, puedes sorprender a los huéspedes con tu especialidad. «Empecé dejándoles galletas caseras», comenta Beth, anfitriona en Roraima, Brasil. «Muchos huéspedes vuelven a alojarse en mi espacio y ese detalle es de los que más comentan».

    4. Haz que los huéspedes se sientan especiales

    Por su parte, David, anfitrión en San Antonio, Texas, no solo deja algo dulce para los viajeros, sino también una botella de vino. «Pongo el hashtag #takeabottleleaveabottle», un mensaje con el que David los anima a dejar una botella nueva para reemplazar la que se hayan bebido. En unos años, la colección se ha convertido en toda una bodega: «Ahora tenemos una estantería con cinco tipos de vino». La idea de animarlos a reponer lo que consuman resulta de lo más práctica y puede aplicarse a otros objetos: ¡libros, por ejemplo!

    5. Ofrece una cesta con algo de picar

    «La gente quiere estar a gusto y pasárselo bien», dice Jerry, anfitrión en Atlanta. «Cuando llegan después de todo el día fuera, a menudo les apetece picar algo». Por eso deja en la cocina una cesta con aperitivos, como palomitas para hacer en el microondas, galletas, patatas fritas y pretzels.

    6. Personaliza los obsequios

    Conoce bien a los huéspedes y descubre qué es lo que necesitan. «Siempre los recibimos con algo de comer o de beber», cuenta Laura, anfitriona en Frederick, Maryland, EE. UU. «Unas veces con queso de la zona, chocolate o algo de repostería, y otras veces con cerveza local o una botella de vino». Sin embargo, antes les envía un mensaje para preguntarles por sus restricciones dietéticas: «Como no todo el mundo bebe alcohol o puede comer queso, nunca está de más preguntar».

    Si los huéspedes vienen con niños, puedes darles una agradable sorpresa con unas pegatinas o unos zumos. «Si hay niños, dejo una piruleta o una bolsa de chuches y una cajita de pinturas con un cuaderno para colorear», dice Ann, anfitriona en Nueva York. Y si vienen con su perro, puedes tener siempre a mano unos premios. ¡Los peludos los agradecerán tanto como sus dueños!

    7. Múestrales la cultura de tu zona

    Si hay algún objeto típico de tu región por un precio razonable, como los leis en Hawái, puedes dejarlo a modo de obsequio de bienvenida. «Uno de los mejores regalos que hacemos son los collares de Mardi Gras», cuenta Jordan, anfitriona en Nueva Orleans, EE. UU. A los huéspedes les gustan estos detalles, que los ayudan a recordar su estancia después de irse.

    8. Aprovecha los regalos de la naturaleza

    A los huéspedes les encanta la naturaleza. ¿Qué te parecería ofrecerles unas flores o unas hortalizas de tu huerto? «Me gusta dejarles en la habitación un ramillete de flores de mi jardín», comenta Sarah, anfitriona en Sayulita, México. Si cultivas hortalizas o tienes árboles frutales, una cestita ecológica también puede ser un buen detalle. ¿Que no tienes jardín? Seguro que en el mercado o en alguna tienda cercana venden flores económicas con las que dar un toque de color al espacio para la llegada de los huéspedes.

    9. Ahorra dinero comprando al por mayor

    Comprar repuestos en grandes cantidades puede ahorrarte tiempo y dinero, y no te va a impedir dar un toque especial a cada estancia. Karen, anfitriona en Port Elizabeth, Sudáfrica, compra galletas al por mayor. «Así nos salen muy baratas», explica. También tiene una forma rápida de personalizar los detalles para los huéspedes: «Compramos una termoselladora para poder empaquetar las galletas con nuestra propia etiqueta».

    10. Celebra las ocasiones especiales

    Si los huéspedes van a celebrar su cumpleaños, un aniversario o las Navidades durante su estancia en tu alojamiento, puedes hacer que la ocasión sea aún más memorable. «Una pareja se alojó en Año Nuevo y les dejamos una botella de champán», comenta Damon, anfitrión en Atlanta, EE. UU. Jennifer, anfitriona en Ontario, Canadá, también tiene en cuenta las fechas especiales. «Si los huéspedes vienen para una celebración concreta, como un cumpleaños o su luna de miel, les dejo un detallito adecuado para la ocasión».

    Siempre agradecen que los sorprendan con algo especial, pero recuerda que la hospitalidad no tiene por qué costar dinero. Una nota escrita a mano es suficiente para que se sientan especiales y como en casa.

    Lo más destacable

    • Las pequeñas muestras de agradecimiento son muy importantes para que los huéspedes se sientan especiales

    • Añade un toque personal a la estancia dejándoles una nota escrita a mano

    • También puedes ir un paso más allá y dejarles flores, algo de comer y de beber o algún otro detalle

    • Los productos locales pueden ayudar a tu comunidad y hacer que los huéspedes se sientan como en casa

    Airbnb
    10 de feb. de 2020
    ¿Te ha resultado útil?