Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Consejos de limpieza de anfitriones con experiencia

    Con un espacio impecable, tus huéspedes estarán satisfechos y te dejarán evaluaciones excelentes.
    Publicado por Airbnb el 29 de jun. de 2021
    Lectura de 4 min
    Última actualización: 29 de jun. de 2021

    Lo más destacable

    • La limpieza suele ser el motivo principal de una evaluación negativa

    • Presta especial atención a los baños, suelos, ropa de cama y toallas

    • Limpiar también implica ordenar y revisar si los huéspedes se han olvidado algún objeto personal

    • Plantéate añadir gastos de limpieza por tu tiempo o por el coste del servicio de limpieza que contrates

    Los huéspedes se fijan (mucho) en la limpieza. Según los datos de Airbnb, la falta de limpieza es una de las principales razones por las que los huéspedes dejan una evaluación negativa. Por otra parte, un espacio impoluto puede traducirse en evaluaciones positivas y conseguir que los huéspedes valoren tu anuncio como «Impecable». ¿A quién no le viene bien algo así?

    Limpiar para los huéspedes es otra historia

    Quizás a ti no te moleste que haya un poco de polvo aquí o allá, pero a los huéspedes , y lo indicarán en su evaluación. Cuando limpies para los huéspedes, tendrás que prestar mucha más atención que si lo haces para tu propia familia. ¿Te contamos otra diferencia básica? Limpias cuando se ha ido un huésped mientras lo preparas todo para la llegada del siguiente. Acuérdate de dejar espacio, tanto en el armario como en la mesilla o el frigorífico. «No te interesa que el nuevo huésped se encuentre un pollo a medio comer del anterior», explica Alex, anfitrión de San Francisco.

    Céntrate en los puntos débiles

    Los huéspedes son especialmente exigentes con ciertos elementos, como las toallas, las sábanas, el suelo y los baños. El motivo resulta bastante obvio. A nadie le gusta que la ducha o el lugar donde va a dormir sean poco higiénicos. Estas zonas deben limpiarse a fondo entre cada estancia y quedar más limpias que una patena. Otras tareas, como limpiar el polvo del ventilador del techo o cambiar la cortina de la ducha, pueden llevarse a cabo con menos frecuencia. Plantéate una limpieza a fondo cada cierto tiempo para agilizar las tareas entre una reserva y otra; así, ahorrarás tiempo a largo plazo.

    Evita situaciones peliagudas

    Hay pocas situaciones más incómodas para un huésped que encontrar pelo de otra persona en el espacio donde se aloja. Sue y John, anfitriones de Salt Lake City, Utah, acaban con el pelo más escurridizo con un sencillo utensilio doméstico: «Después de lavar toda la ropa de cama, pasamos un rodillo para pelusas por las sábanas, almohadas y mantas». Laura, anfitriona en Cottonwood, Arizona, propone un truco para fregar: «Friega el suelo del baño de rodillas. Es más rápido y fácil, y no te dejarás ni un solo pelo». Por último, limpia los desagües del baño con frecuencia para evitar que se atasquen con pelos.

    Después de lavar toda la ropa de cama, paso un rodillo para pelusas por las sábanas, almohadas y mantas.
    Sue and John,
    Salt Lake City

    Despídete del desorden

    Los elementos decorativos pueden aportar un toque de personalidad a tu espacio... ¡y también de polvo! Si tienes muchos objetos repartidos por las habitaciones te tocará limpiar una superficie más amplia. Además, el espacio parecerá desordenado. Los anfitriones Jessica y Henry, de Corea del Sur, reducen al máximo la cantidad de objetos personales que tienen en el alojamiento. «Puede que el espacio parezca un poco vacío, pero así los huéspedes tendrán mucho sitio para su equipaje y te resultará más fácil mantener la sensación de limpieza». Así que saca la Marie Kondo que llevas dentro, da las gracias a tus cosas por haber cumplido su función y deshazte de ellas.

    Cuenta con alguien que te ayude si lo necesitas

    Si sabes que no vas a poder encargarte de toda la limpieza por tu cuenta, contrata un servicio profesional y dales instrucciones detalladas. También puede ser buena idea contar con una segunda persona por si no está disponible quien te suela ayudar. Recuerda que puedes añadir gastos de limpieza* para cubrir lo que te cuesta mantener tu alojamiento impecable. También puedes organizarte de otra manera: puedes dejar tiempo suficiente entre una reserva y otra para limpiar a fondo antes de que llegue el siguiente huésped. Te recomendamos que actualices tu configuración de reservas para bloquear el tiempo necesario entre una y otra.

    Prueba estos trucos para anfitriones

    A los anfitriones se les ocurren muchas ideas para encargarse de las necesidades de limpieza particulares de las propiedades que se anuncian en Airbnb. Compartimos aquí algunas de las mejores:

    • Empieza por la lavadora. «Lo primero que hago es poner todas las sábanas y toallas en la lavadora para que se vayan lavando mientras limpio. Es lo más práctico». —Emma-Kate
    • Saca brillo a los suelos de madera. «El suelo de mi espacio es de madera. Lo abrillanto con frecuencia para que esté reluciente para mis huéspedes. Da una sensación general de limpieza que tranquiliza». —Tammi
    • Limpia los interruptores de la luz. «Esos chismes se ensucian, pero no nos damos cuenta porque estamos acostumbrados. Es suficiente con frotarlos con un poco de alcohol antiséptico». —Adam
    • Mira debajo de las camas y en los cajones de la mesita de noche. «No hay nada peor que encontrarse objetos personales que alguien se ha dejado en el dormitorio». —Rob
    • Limpia los alféizares de las ventanas, las lámparas y las esquinas del techo. «A veces pueden llenarse de suciedad difícil de ver a la luz del día, cuando se suele limpiar. Pero cuando un huésped se tumbe en la cama por la noche la verá. —Sarah
    • No te olvides de la cortina del baño. «Muchas veces se nos olvida la cortina del baño. La mía es de plástico, y la limpio a fondo después de cada estancia. Además, la cambio cada mes o cada dos meses». —Tammi
    • Dobla el papel higiénico. «Dobla la parte inferior del papel higiénico. Es un detalle pequeño, pero demuestra que limpio y que estoy pendiente como anfitriona». —Emma-Kate
    • Rellena los botes de jabón de manos y champú. «Es agradable que el cuarto de baño parezca nuevo. Si un huésped ve las botellas llenas y cerradas pensará que es la primera persona que las usa». —Alex

    Con un poco de esfuerzo y varios trucos como este, tu espacio estará más cerca de ganarse el apelativo de «impecable».

    * Excepto los anfitriones que ofrecen alojamientos en China continental. Más información

    La información de este artículo puede haber cambiado desde su publicación.

    Lo más destacable

    • La limpieza suele ser el motivo principal de una evaluación negativa

    • Presta especial atención a los baños, suelos, ropa de cama y toallas

    • Limpiar también implica ordenar y revisar si los huéspedes se han olvidado algún objeto personal

    • Plantéate añadir gastos de limpieza por tu tiempo o por el coste del servicio de limpieza que contrates

    Airbnb
    29 de jun. de 2021
    ¿Te ha resultado útil?