Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Menos es más: cómo conseguir un espacio ordenado

    Pensar en las necesidades de los huéspedes es la clave para ordenar tu espacio.
    Publicado por Airbnb el 10 de feb. de 2020
    Lectura de 4 min
    Última actualización: 5 de mar. de 2020

    Lo más destacable

    • Un espacio despejado resultará más acogedor para los huéspedes y te facilitará la limpieza entre estancias.

      • Los huéspedes necesitan espacio para sus cosas en el dormitorio, el cuarto de baño y la cocina

        • Comprueba con regularidad si los huéspedes anteriores han dejado algo en tu espacio

          • Encuentra el equilibrio perfecto para que tu espacio esté ordenado y, al mismo tiempo, resulte acogedor

            ¿Tus huéspedes de verdad necesitan tres abrebotellas o todos los botes que hay en el armario del baño? Si te paras a pensarlo, seguramente algunos de esos objetos que te resistes a quitar solo están ocupando espacio. Aunque despejar y ordenar tu alojamiento puede ser una tarea laboriosa y darte bastante pereza (y quizá incluso un poco de pena), es necesaria para que los huéspedes estén más cómodos, y también te resultará mucho más práctico.

            Por eso, te ofrecemos algunos consejos que te vendrán genial para darle un lavado de cara, tanto si hospedas en una habitación privada como en un alojamiento entero.

            Deja tu alojamiento como una patena

            Aunque el minimalismo no vaya contigo, resulta bastante útil cuando eres anfitrión. «Cuantas menos cosas haya por medio, más limpio y ordenado parece el espacio», afirma Kath, anfitriona en Albany, Australia. Además, la limpieza es muy importante para los huéspedes y, según los datos de Airbnb, es una de las principales razones por las que dejan evaluaciones negativas. Por otro lado, despejar tu espacio también te facilitará la limpieza, ya que tardarás menos en quitar el polvo u organizar los objetos que quedan a la vista.

            Haz hueco para las cosas de los viajeros

            La mayoría de los huéspedes necesitan un lugar donde dejar la ropa, los artículos de aseo y otros objetos personales. Si el armario de tu habitación se te ha quedado pequeño y has empezado a invadir el de los huéspedes, seguramente sea el momento de darle un buen repaso. «Si no lo he usado o no me lo he puesto en un año o dos, llegó el momento de decirle adiós», sostiene Sarah, anfitriona en Sayulita, México. Si recibes huéspedes en estancias largas, lo ideal sería que les dejaras aún más espacio, como hace Jessica, anfitriona en Seúl, Corea del Sur. «Seguro que traen libros, recuerdos, fotos de su familia y otras cosas que quieran tener en la mesilla de noche, en el escritorio o en un estante», comenta.

            Da un repaso al baño y la cocina

            Aunque en estos espacios debe primar la funcionalidad, a menudo es aquí donde empezamos a acumular objetos innecesarios. «No me gusta nada cuando en la cocina hay un batiburrillo de cosas que parece que sobraban de otro sitio», afirma Alexandra, anfitriona en Lincoln, California. Piensa qué van a necesitar los huéspedes y retira todo lo demás. Seguramente, la mayoría agradezca tener un abrebotellas en la cocina, pero lo más probable es que no necesiten una rebanadora de plátanos. También les vendrá estupendamente un bote de acondicionador para el pelo, pero no hace falta que tengan cuatro distintos.

            Revisa las cosas que dejan los huéspedes

            A veces, los viajeros dejan productos en perfecto estado que pueden servir a los que lleguen después (por ejemplo, bolsas de plástico, latas de conserva o condimentos). Sabemos que es muy tentador guardarlos, sobre todo si están sin abrir, pero ten en cuenta que pueden ir acumulándose y que, además, algunas personas quizá no se sientan del todo cómodas utilizándolos. Michelle, anfitriona en Chicago, solo conserva los alimentos o las bebidas que están «sin abrir, tal cual los encontrarías en el supermercado», como «agua embotellada, refrescos, sobres de condimentos de un solo uso, etc.». Juntar todas las cosas del mismo tipo en un sitio también puede ayudarte a organizarte. Por ejemplo, coloca las bolsas de plástico en un dispensador o junta la sal de todos los botes en un mismo recipiente.

            Asegúrate de que los artículos básicos estén a mano

            No solo es importante que los huéspedes tengan todo lo que necesitan, sino que lo puedan encontrar fácilmente. «Es mejor organizar las cosas según el espacio que tienes» y no al revés, cuenta Kelly, anfitriona en Austin, Texas. «Si en un estante solo caben cinco toallas, no te empeñes en meter seis». Revisa la ropa de cama y otros artículos con frecuencia y dona o tira los que no estén en buen estado. También es importante que reflexiones sobre cuál es la mejor forma de presentarlos. Chantal, anfitriona en Yvignac-la-Tour, Francia, tiene un armario específico para los huéspedes: «¿Necesitan botellas de agua individuales o papel higiénico? Lo tengo todo ahí, ordenado por estantes y por cestas».

            Cómo ofrecer un espacio ordenado, pero acogedor

            «Todo lo que haya en la habitación debe servir para algo, sin trastos ni adornos innecesarios», opina Kelly, anfitriona en Austin, Texas. «Pero esto no significa que el espacio no pueda tener su propia personalidad o resultar agradable y acogedor». Por supuesto, no hay una única forma de conseguirlo, ¡cada anfitrión lo hace a su manera! La clave está en encontrar el equilibrio adecuado para tu espacio, el tipo de propiedad que tengas y la clase de anfitrión que seas. Sin embargo, ten en cuenta algunas recomendaciones generales:

            • Asegúrate de que el espacio no sea excesivamente personal. Evita que en las zonas destinadas a los huéspedes haya fotos de familia, dibujos o manualidades hechos por tus hijos y otros artículos personales.
            • ¡Puede no ser personal, pero tener personalidad! Coloca obras de artistas locales, un mueble fuera de lo común o un espejo con un diseño original para dar a tu espacio un toque único que lo haga especial.
            • Decora, pero ¡no te pases! Es más probable que los huéspedes se sientan como en casa si les ofreces un espacio donde haya algún objeto decorativo, como plantas, cojines o adornos. La clave es hacerlo con mesura y meditar bien dónde y cómo colocar estos objetos.
            • Los anfitriones de un alojamiento Airbnb Plus y sus espacios, que destacan por tener un diseño homogéneo y con personalidad propia, son una fuente ideal de inspiración. Echa un vistazo a sus anuncios o a los vídeos prácticos que han ayudado a crear.

            Con estos truquillos, podrás dar los primeros pasos para ofrecer un espacio más ordenado y acogedor donde los huéspedes se sientan a gusto. ¡Manos a la obra!

            Lo más destacable

            • Un espacio despejado resultará más acogedor para los huéspedes y te facilitará la limpieza entre estancias.

              • Los huéspedes necesitan espacio para sus cosas en el dormitorio, el cuarto de baño y la cocina

                • Comprueba con regularidad si los huéspedes anteriores han dejado algo en tu espacio

                  • Encuentra el equilibrio perfecto para que tu espacio esté ordenado y, al mismo tiempo, resulte acogedor

                    Airbnb
                    10 de feb. de 2020
                    ¿Te ha resultado útil?