Ir al contenido
    Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Cómo hospedar según tus condiciones

    Tú decides cómo quieres ejercer tu actividad como anfitrión; solo tienes que ajustar la configuración y explicar las normas de la casa.
    Publicado por Airbnb el 10 de nov. de 2020
    Lectura de 6 min
    Última actualización: 10 de nov. de 2020

    Lo más destacable

    • Tu anuncio te permite limitar el número de viajeros que pueden hospedarse en tu alojamiento y los servicios a los que tienen acceso.

    • Las normas de la casa te ayudan a establecer expectativas y a mostrar a los huéspedes tu estilo como anfitrión.

    • Tus preferencias en las reservas determinan cuándo pueden reservar tu alojamiento los huéspedes y cuánto tiempo necesitas para prepararte.

    Es posible que abrir las puertas de tu alojamiento a personas a las que no conoces sea una experiencia nueva para ti. Para que te sientas más a gusto hospedando, Airbnb dispone de ajustes y funciones que te permiten controlar cómo y cuándo recibes a los viajeros.

    Puedes adaptar la configuración de las reservas en función de tus necesidades, disponibilidad y preferencias para determinar, por ejemplo, a qué espacios de tu alojamiento pueden acceder los viajeros o cuántas personas quieres hospedar.

    Si no tienes claro cómo elegir las preferencias en las reservas o cómo crear las normas de la casa, no te preocupes: te explicaremos las distintas opciones y te daremos algunos ejemplos de las formas en que puedes hospedar según tus condiciones.

    Crea un anuncio claro y detallado

    Tu anuncio permite a los huéspedes echar un vistazo a tu espacio para que se hagan una idea de cómo es y consultar los precios antes de reservarlo. Al crear tu anuncio, ten en cuenta lo siguiente:

    • Qué precio por noche y qué comisiones quieres aplicar: como anfitrión en Airbnb, tú estableces el precio por noche que cobras a los huéspedes. Las tarifas se pueden modificar en cualquier momento antes de aceptar una reserva y, además, pueden variar de un día a otro o según la temporada. También puedes incluir comisiones por huéspedes adicionales y en función de otros factores, así como gastos de limpieza. Estos consejos pueden ayudarte a establecer un precio atractivo y rentable.
    • Cuántos huéspedes pueden alojarse en tu espacio: en tu anuncio, indica el número máximo de viajeros por estancia. Los huéspedes solo pueden reservar tu alojamiento si el número total de personas de su grupo es igual o inferior al que hayas establecido en los criterios para reservar.
    • Qué servicios están disponibles para los viajeros: el hecho de que tengas una parrilla, una lavadora o una secadora no significa que tengas que ponerlos a disposición de los huéspedes. Puedes indicar qué servicios de tu alojamiento pueden utilizar, cuáles no y cuáles están sujetos a restricciones. Por ejemplo, el anfitrión Brian, de Newport, Rhode Island, indica en la descripción de su anuncio: «Los huéspedes pueden usar la lavadora y la secadora si lo solicitan».

    Establece tus normas de la casa

    Las normas de la casa te ayudan a establecer expectativas y a mostrar con la máxima claridad posible tu estilo como anfitrión. Además, a los huéspedes les resultan útiles para decidir si tu espacio es adecuado para ellos.

    Las normas de la casa aparecen en la página de tu anuncio y los viajeros deben leerlas y aceptarlas antes de reservar. También se las enviamos a los huéspedes una vez que su reserva está confirmada.

    Al escribir las normas de la casa, plantéate incluir lo siguiente:

    • Si admites mascotas: no todos los espacios son adecuados para los animales de compañía. Por eso, puedes usar las normas de la casa para indicar si quieres admitirlos o no.
    • Qué espacios están disponibles para los huéspedes: puedes decidir que solo tengan acceso a algunas zonas del alojamiento. Recomendamos a los anfitriones que dejen claro en las normas de la casa qué espacios no pueden utilizar los viajeros, como los armarios personales o los balcones privados.
    • Normas para fumadores: para evitar malentendidos con los huéspedes, te aconsejamos que utilices tus normas de la casa para indicar con claridad si se puede fumar o no en tu propiedad. Algunos anfitriones permiten que los viajeros fumen en ciertas zonas, como los patios, mientras que otros lo prohíben estrictamente. Si vives en un edificio de apartamentos o tu alojamiento se encuentra en un complejo residencial, infórmate sobre las posibles normas relativas a esta cuestión y menciónalas en tu anuncio.
    • Si se pueden celebrar eventos: algunos anfitriones permiten que los huéspedes organicen reuniones familiares, ceremonias de bodas y otros eventos especiales en su alojamiento, mientras que otros prefieren limitar el número de visitantes durante una estancia. Tú decides qué es lo más conveniente para ti y para tu espacio. Puedes utilizar las normas de la casa para especificar qué eventos se pueden celebrar y cuáles no. Ten en cuenta que, hasta nuevo aviso, no permitimos las reuniones de más de 16 personas en total, incluidos los visitantes y los huéspedes, aunque el anfitrión las autorice. Consulta nuestra Política sobre Fiestas y Eventos para obtener más información.
    • Preferencias personales o regionales: si es una costumbre local que los huéspedes se quiten los zapatos antes de entrar en una vivienda, o si simplemente quieres que la gente no entre con calzado en tu alojamiento, puedes indicarlo en las normas de la casa. Algunos anfitriones también deciden mencionar cuestiones como las horas en las que se debe guardar silencio, las instrucciones para cerrar la puerta de su alojamiento y la información sobre cuándo debes sacar la basura.
    Nota: Todas las normas de la casa deben respetar las políticas y las condiciones de Airbnb, incluidos los Términos de Servicio y nuestra Política contra la Discriminación. Si quieres editar las normas de la casa o añadir alguna nueva, puedes hacerlo aquí.

    Elige tus preferencias en las reservas

    Utiliza tu calendario y las preferencias en las reservas para indicar tu disponibilidad y los tipos de reservas que quieres recibir. Cuando vayas a configurar tus preferencias en las reservas, ten en cuenta lo siguiente:

    • Tu disponibilidad: tú decides cuándo quieres que tu espacio esté disponible para los huéspedes. Si vas a estar fuera de la ciudad, vas a hospedar a amigos o familiares o no puedes recibir a viajeros en determinados momentos, puedes marcar tu calendario como no disponible para unas fechas específicas. Si prefieres tener más tiempo para limpiar o tomarte un descanso entre una estancia y la siguiente, también puedes establecer un tiempo de preparación específico antes de cada reserva para dejar tu alojamiento vacío durante ese intervalo.
    • Cómo pueden reservar los huéspedes: como anfitrión, puedes elegir cómo reservan tu espacio los viajeros, ya sea mediante la Reserva inmediata o enviándote una solicitud. La Reserva inmediata permite a las personas que cumplen todos tus requisitos y aceptan tus normas de la casa reservar tu alojamiento al instante para cualquier fecha disponible. En el caso de las solicitudes de reserva, tienes que revisarlas y aceptarlas de una en una.
    • Cuánto tiempo quieres que se alojen los huéspedes: puedes elegir la duración mínima y máxima de las estancias en tu alojamiento, respetando siempre lo que establezcan las leyes locales. Algunos anfitriones ajustan sus requisitos en función de la demanda de cada temporada y exigen un mínimo de dos noches o incluso de una semana durante los periodos de más actividad.
    • Preaviso: si no tienes claro cuándo podrás recibir a huéspedes en el futuro, no te preocupes. Puedes utilizar tu configuración para determinar con cuánta antelación quieres aceptar reservas. De esta forma, nadie podrá reservar tu espacio en las fechas en las que aún no sepas si estarás disponible. También puedes establecer el tiempo de preaviso que necesitas antes de que lleguen los huéspedes. Por ejemplo, puedes impedir que reserven tu alojamiento para el mismo día o para el día siguiente si prefieres tener más margen entre la reserva y la llegada de un viajero.
    • Horarios de llegada y salida de los huéspedes: las salidas después de la hora establecida y las llegadas anticipadas pueden interferir con otras reservas, especialmente si tienes varias consecutivas. Puedes utilizar tu configuración para establecer las horas de llegada y salida de los huéspedes, e indicar en tu anuncio por qué es importante que los viajeros respeten estos horarios (puedes escribir, por ejemplo: «El personal de limpieza llegará a las 11 de la mañana»).

    Recuerda que puedes modificar las preferencias en las reservas en cualquier momento. También te recomendamos que las revises con cierta regularidad para asegurarte de que muestren tu disponibilidad actual y reflejen tus preferencias como anfitrión.

    Hospeda con total tranquilidad

    Los anfitriones agradecen que los viajeros traten su alojamiento como si fuera su propia casa. En Airbnb, hemos puesto en marcha una serie de políticas y medidas de protección para ayudarte a atraer a los huéspedes más adecuados para tu espacio.

    Además de estas medidas de protección, incluir descripciones claras en los anuncios, explicar bien las normas de la casa y tener actualizadas las preferencias en las reservas puede favorecer que los viajeros traten tu alojamiento de forma respetuosa, con lo que podrás ofrecerles una estancia más agradable y hospedar con más tranquilidad.

    Lo más destacable

    • Tu anuncio te permite limitar el número de viajeros que pueden hospedarse en tu alojamiento y los servicios a los que tienen acceso.

    • Las normas de la casa te ayudan a establecer expectativas y a mostrar a los huéspedes tu estilo como anfitrión.

    • Tus preferencias en las reservas determinan cuándo pueden reservar tu alojamiento los huéspedes y cuánto tiempo necesitas para prepararte.

    Airbnb
    10 de nov. de 2020
    ¿Te ha resultado útil?