Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    ¿Cómo puede beneficiarte ofrecer estancias largas?

    Tener menos huéspedes que reserven más noches puede simplificar tu día a día como anfitrión y proporcionarte unos ingresos estables.
    Publicado por Airbnb el 11 de may. de 2022
    Lectura de 3 min
    Última actualización: 11 de may. de 2022

    Lo más destacable

    • Las estancias largas pueden dar menos trabajo y generar ingresos más fiables que las cortas.

    • Te permiten llenar el calendario con menos reservas y sin tanto cambio de huéspedes.

    Ofrecer estancias largas puede ser una buena estrategia a la hora de hospedar. Uno de los motivos es que los anfitriones que aceptan reservas de 28 noches o más pueden recibir más ingresos que quienes no dan esta opción en sus anuncios.*

    Por otra parte, las estancias largas pueden llenar tu calendario más rápido, requieren menos trabajo porque hay una menor rotación de huéspedes y te ofrecen más flexibilidad como anfitrión que las reservas de menor duración.

    En este artículo te contamos cómo pueden ayudarte todas las ventajas de las estancias largas en tu día a día como anfitrión.

    Llena tu calendario

    Si aceptas estancias de 28 noches o más, podrás llenar tu calendario rápidamente y con menos reservas que si ofrecieras estancias más cortas. Además, te quedarán menos huecos entre las reservas, ya que habrá menos movimiento de huéspedes.

    Tener el calendario lleno de estancias largas puede generar un flujo de ingresos estable y más predecible, ya que cobrarás en cuotas regulares aproximadamente cada 30 días.

    Una manera de fomentar estas reservas es ofrecer descuentos mensuales. Puedes establecer un precio fijo para todas las estancias de 28  noches o más, o bien fijar una tarifa personalizada que varíe cada mes natural.

    Otra opción es informar a la gente de tu comunidad de que ofreces estancias largas. Algunos anfitriones comparten enlaces a sus anuncios con empresas o universidades locales que podrían tener empleados, becarios o estudiantes interesados en reservar alojamientos de forma temporal.

    Solo me interesan las estancias largas. Quiero ofrecer alojamiento a la gente que viaja por trabajo y tiene que quedarse aquí entre uno y tres meses.
    Superhost Patricia,
    Austin, Texas

    Reduce la carga de trabajo

    Las estancias largas pueden simplificar tu rutina como anfitrión. Por lo general, recibir a menos huéspedes conlleva menos trabajo a la hora de preparar tu alojamiento entre estancias y de gestionar las reservas; en concreto, tendrás que dedicar menos tiempo a intercambiar mensajes con los viajeros y a limpiar tu espacio.

    Piensa en cuántos mensajes sueles enviar a todos los huéspedes que recibes en un mes e imagina cuántos tendrías que mandar si tuvieras a un solo viajero durante 28 noches. Hay diferencia, ¿verdad? Por eso te decimos que las estancias largas pueden reducir muchísimo el esfuerzo que te supone comunicarte con los viajeros de manera efectiva en los momentos oportunos.

    Con una menor rotación de los huéspedes, no tendrás que limpiar y preparar tu alojamiento con tanta frecuencia para recibir a distintos viajeros. Para que todo esté impecable durante las estancias largas, algunos anfitriones dejan a los huéspedes productos de limpieza que pueden utilizar ellos mismos, mientras que otros ofrecen un servicio de limpieza con regularidad.

    «Desde que empezó la pandemia, en mis dos alojamientos ha habido un aumento considerable de las reservas para estancias largas (de hasta seis semanas). Los huéspedes son gente que teletrabaja, familias y nómadas digitales», dice Omar, Superanfitrión en Ciudad de México. «Ofrezco un servicio de limpieza semanal gratuito que se encarga de cambiar las sábanas y reponer todos los artículos básicos. Así me aseguro de que todo vaya como la seda».

    Hospeda con flexibilidad

    Las reservas de 28 noches o más también pueden ser una buena opción en los lugares donde existen límites a los alquileres de corta duración. Asegúrate de que el mínimo y el máximo de días que establezcas para las estancias respeten las normativas locales.

    Si hospedas en un lugar donde está permitido ofrecer estancias largas y cortas, puedes ajustar tu configuración periódicamente en función de tus necesidades. Eso podría ayudarte a aprovechar al máximo la demanda estacional en tu zona y animar a los huéspedes a reservar las noches o semanas que queden libres entre las estancias largas.

    También tienes la opción de ofrecer tu alojamiento cuando estés fuera. Maggie, coanfitriona en Northampton, Massachusetts, ayudó a sus padres a recibir huéspedes mientras pasaban los inviernos en Puerto Rico. Según nos cuenta, su alojamiento solía quedarse vacío durante meses antes de que se lanzaran al mundo del hospedaje.

    Pasamos de no ganar nada a generar 3.500 dólares al mes usando Airbnb.
    Co-Host Maggie,
    Northampton, Massachusetts

    Tanto si las estancias largas llenan todo tu calendario como si son solo una parte de tu estrategia como anfitrión, pueden ser una forma inteligente de mantener tu alojamiento reservado. Además, te ayudarán a realizar tus tareas como anfitrión de la manera más eficiente posible.

    * Según datos internos de Airbnb, los anuncios que ofrecían estancias cortas y largas obtuvieron, de media, unos ingresos más altos (entre noviembre de 2020 y noviembre de 2021) que los que aceptaban únicamente estancias cortas en todas las regiones, excepto en Asia.

    Lo más destacable

    • Las estancias largas pueden dar menos trabajo y generar ingresos más fiables que las cortas.

    • Te permiten llenar el calendario con menos reservas y sin tanto cambio de huéspedes.

    Airbnb
    11 de may. de 2022
    ¿Te ha resultado útil?