Confianza y seguridad

Tu seguridad es nuestra prioridad

Para que puedas sentirte como en casa en cualquier rincón del mundo es necesario establecer una confianza basada en unas expectativas coherentes del comportamiento de los anfitriones y los huéspedes. Hemos establecido estas normas de la comunidad como guía de conducta y para concretar los valores que representan las bases de nuestra comunidad global.

Este documento se actualiza con regularidad, ya que nunca dejamos de pulir nuestro enfoque a fin de satisfacer las necesidades de nuestra comunidad. Estos cinco estándares (seguridad, protección, imparcialidad, autenticidad y fiabilidad) son los pilares básicos de nuestros esfuerzos para ayudar a garantizar la seguridad y fomentar el sentimiento de pertenencia. Nos esforzamos continuamente por afianzarlos y ponerlos en práctica.

Seguridad

Tu aventura con Airbnb empieza cuando te animas a embarcarte hacia lo nuevo y lo desconocido. Dar este paso solo es posible si te sientes a salvo en nuestra comunidad, por lo que no toleramos que ningún usuario muestre una actitud peligrosa o amenazadora.

Autolesionarte o herir a otras personas

No debes cometer agresiones físicas, agresiones o abusos sexuales, acoso sexual, violencia doméstica ni robos o realizar trata de personas, así como ningún otro acto de violencia, ni retener a nadie en contra de su voluntad. Los miembros de organizaciones peligrosas, como grupos terroristas, organizaciones criminales o agrupaciones racistas violentas, no son bienvenidos en nuestra comunidad. Airbnb se compromete a colaborar con las fuerzas del orden como sea necesario y responder a sus solicitudes válidas.

Nos tomamos el suicidio, la autolesión, los trastornos de la alimentación y el consumo de drogas duras muy en serio y hacemos todo lo posible para ayudar a aquellas personas atrapadas en este tipo de situaciones.

Amenazar a otros usuarios

No debes intentar dañar a otras personas verbal o físicamente. Del mismo modo, nos tomamos tan en serio las amenazas de autolesión como las acciones y, por eso, puede que intervinamos si nos enteramos de la existencia de una amenaza.

Generar situaciones peligrosas

No debes tener armas sin las medidas de seguridad necesarias, posibles focos de infección o animales peligrosos en tu alojamiento, ni mantener unas condiciones que aumenten la probabilidad de que se produzca un incendio o que impidan la evacuación del espacio en caso de emergencia.

Seguridad

Los miembros de la comunidad de Airbnb comparten sus hogares, barrios y formas de vivir. Tanto si eres un anfitrión que ha decidido abrir las puertas de su casa a otras personas como un huésped que está disfrutando de su hospitalidad, es importante para nosotros que sientas que estás a salvo. Por eso, te rogamos que respetes las propiedades, los datos y las pertenencias ajenas.

Robar y extorsionar a otras personas o incurrir en actos vandálicos

No debes llevarte nada que no sea de tu propiedad, utilizar las posesiones de otros sin permiso, realizar copias de sus llaves o documentos de identidad, causar desperfectos, negarte a abandonar un alojamiento cuando la estancia haya concluido o amenazar a otros usuarios con evaluarlos negativamente o de cualquier otra forma para obtener una compensación o beneficio.

Spam, suplantación de identidad o fraude

No debes llevar a cabo transacciones fuera de la plataforma; apartar, cometer fraude crediticio o lavado de dinero; intentar desviar tráfico a otros sitios o productos no relacionados con el mercado; desviar pagos hechos a terceros; abusar de nuestro sistema de referencias; o levantar falso testimonio en contra de otro miembro de la comunidad.

Atentar contra la privacidad o los derechos de propiedad intelectual de los demás

No debes espiar a otras personas. El uso de cámaras no está permitido en tu anuncio, a menos que hayas notificado previamente su existencia y estén visibles. Incluso en dicho caso, están prohibidas en zonas privadas (como los cuartos de baño o los espacios en los que se duerme). No debes acceder a cuentas ajenas sin autorización o infringir el derecho a la privacidad, los derechos de propiedad intelectual o de marca.

Respeto

La comunidad internacional de Airbnb es tan diversa, singular y dinámica como el mundo en el que vivimos. Ser justos los unos con los otros es lo que nos une, lo que permite que nos integremos en un grupo a la perfección y que sintamos que podemos disfrutar de cualquier rincón del planeta.

Mostrar actitudes intolerantes o discriminatorias

Debes tratar a todo el mundo con el respeto que se merece. Por eso, es importante que cumplas todas las leyes relacionadas con este asunto y no discrimines a otras personas en función de su color de piel, etnia, nacionalidad, religión, orientación sexual, género o identidad de género, discapacidad o enfermedad. Por descontado, no toleramos los insultos u ofensas a otras personas por estos motivos.

Intimidar o acosar a otros miembros o usuarios

No debes compartir los datos privados de otras personas para humillarlas o chantajearlas ni mostrar una actitud abusiva hacia ellas o difamarlas o infringir nuestras normas de evaluación y de contenidos.

Causar molestias en el vecindario

No debes causar molestias en los espacios comunes, tratar a los vecinos de forma irrespetuosa o como si fueran el personal de recepción, crear un ambiente incómodo para los que te rodean o ignorar las quejas y las dudas de los vecinos.

Autenticidad

Tus experiencias en Airbnb deberían estar llenas de buenos momentos y aventuras sorprendentes. La confianza es uno de los pilares de nuestra comunidad, por lo que la honestidad es un valor imprescindible. Es importante que haya un equilibrio entre las expectativas de los anfitriones y los huéspedes, que ambas partes demuestren su sinceridad y que los datos que proporcionen sean fiables.

Facilitar datos falsos sobre ti

No debes proporcionar un nombre o una fecha de nacimiento falsos, utilizar el alojamiento con fines comerciales o para celebrar eventos o fiestas sin la aprobación del anfitrión, tener cuentas duplicadas o registrarte si eres menor de 18 años.

Facilitar datos falsos sobre el alojamiento

No debes reflejar una disponibilidad en el calendario que no se corresponda con la realidad, incluir datos imprecisos en los detalles del anuncio (como, por ejemplo, mentir sobre el tipo de propiedad o el lugar en el que se encuentra), cambiar un alojamiento por otro, crear anuncios fraudulentos, dejar evaluaciones falsas, aplicar precios engañosos u ocultar información sobre posibles peligros o problemas de habitabilidad.

Vender un servicio en lugar de ofrecer una experiencia

Desde Airbnb, nuestra aspiración siempre ha sido que cualquiera pueda compartir su hogar a través de la web. Aunque hemos crecido mucho en los últimos años y el home sharing se han convertido en algo común en todo el mundo, seguimos creyendo que ofrecer un alojamiento debe ser mucho más que realizar una simple transacción: consiste en abrir las puertas de tu casa a otros y recibirles con los brazos abiertos.

Fiabilidad

Cada experiencia con Airbnb es única: no hay dos hogares, barrios o anfitriones iguales. Cuando nuestra comunidad se compromete a brindar un abanico de posibilidades tan amplio, la veracidad y la fiabilidad son esenciales, tanto en la comunicación entre los usuarios como en el estado en el que se encuentra el alojamiento o en las expectativas que generamos.

Ofrecer espacios inhabitables

No debes proporcionar espacios con un nivel de limpieza inferior al estándar o sin agua corriente o luz. Tampoco debes ofrecer dependencias donde no se pueda dormir (por ejemplo, equipamiento de campamento), que no estén fijas durante la estancia (por ejemplo, barcos en movimiento) o que no tengan acceso a instalaciones sanitarias específicas (por ejemplo, indicando a los huéspedes que utilicen los baños públicos).

Romper compromisos

Salvo por causas de fuerza mayor, no deberías cancelar tus reservas después de la fecha límite marcada por la política del anuncio. Tampoco debes impedir que se produzca la llegada del huésped, evitar realizar un pago o infringir las normas de la casa.

No responder o no estar disponible

No deberías recibir valoraciones negativas de forma continua y reiterada, desentenderte de tus huéspedes durante el proceso de reserva o la estancia, olvidar facilitarles un medio de contacto adecuado o negarte a participar en nuestros procesos de resolución.