Aparecerán sugerencias al escribir el texto de búsqueda. Utiliza las flechas hacia arriba y hacia abajo para consultarlas. Pulsa Intro para seleccionar. Si la selección es una frase, esa frase se introducirá en el buscador. Si la sugerencia es un enlace, el navegador accederá a esa página.
Políticas de Airbnb

Política contra la Discriminación

Última actualización: 10 de febrero de 2022

Airbnb es, en esencia, una comunidad abierta que facilita los intercambios internacionales y fomenta que los millones de personas de todos los rincones del planeta que forman parte de ella puedan compartir experiencias enriquecedoras. Se trata de una comunidad en la que predomina la diversidad y que reúne a individuos con culturas, valores y costumbres muy diferentes.

Su principal objetivo es lograr que todo el mundo pueda sentirse como en casa donde vaya, sin importar su procedencia o lo lejos que se encuentre de su hogar. Este compromiso se basa en dos principios fundamentales que se aplican tanto a los anfitriones como a los huéspedes en Airbnb: la inclusión y el respeto. Nos comprometemos a regirnos por ellos para que las personas que forman parte de esta comunidad puedan sentirse acogidas en la plataforma Airbnb, independientemente de quienes sean, de dónde procedan, de la religión que practiquen o de su orientación sexual. Airbnb reconoce que algunas jurisdicciones permiten o requieren diferenciar a las personas en función de su nacionalidad, género, estado civil u orientación sexual, por lo que no desea que los anfitriones violen la legislación aplicable o realicen acciones de las que se puedan derivar responsabilidades legales. En este sentido, Airbnb facilitará pautas adicionales y adaptará esta Política contra la Discriminación para reflejar tales permisos y requisitos en las jurisdicciones donde existan.

Aunque sabemos que una sola empresa no puede lograr la armonía en el mundo entero, creemos que la comunidad de Airbnb puede promover la empatía y el entendimiento entre las culturas. Los que la conformamos nos comprometemos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para acabar con cualquier forma de prejuicio, discriminación e intolerancia en la plataforma. Queremos promover una cultura entre los huéspedes y anfitriones, así como entre cualquier otra persona que quiera utilizar la plataforma, que no solo respete los principios de no discriminación, sino que los reivindique con fuerza. Para lograrlo, todos los miembros de la comunidad (empleados, anfitriones y huéspedes por igual) nos comprometemos a leer y cumplir esta política con el objetivo de estrechar aún más los lazos que nos unen y lograr que cualquier persona se sienta como en casa donde vaya.

  • Inclusión: en nuestra comunidad recibimos a personas de todas las procedencias con sinceridad y una mentalidad abierta. Unirse a Airbnb, como anfitrión o huésped, significa formar parte de una comunidad inclusiva. No toleramos los prejuicios, el racismo y el odio. Aunque los anfitriones están obligados a cumplir la legislación aplicable que prohíbe la discriminación basada en el color de piel, la religión, la nacionalidad y otros factores que se enumeran a continuación, nosotros nos comprometemos a ir un paso más allá.
  • Respeto: tratamos a los demás de forma cordial. Airbnb es consciente de que las leyes locales y las normas culturales varían según el país y espera que tanto anfitriones como huéspedes las acaten e interactúen de forma respetuosa, incluso si la forma de pensar de otras personas discrepa con sus creencias o su educación. Los miembros de Airbnb que componen nuestra comunidad la enriquecen con su diversidad de orígenes, creencias y costumbres. Al conectar a personas de orígenes diversos, Airbnb fomenta una mejor comprensión y apreciación de las cosas que todos los seres humanos tenemos en común, y debilita los prejuicios enraizados en ideas equivocadas, desconocimiento o incomprensión.

Pautas específicas para anfitriones en Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá

Por norma general, nos familiarizaremos con todas las leyes federales, estatales y locales en materia de alojamiento y establecimientos públicos destinados al hospedaje. Algunas jurisdicciones pueden disponer requisitos adicionales que amplían o limitan la protección de los derechos civiles de la comunidad de usuarios y que los anfitriones están obligados a cumplir. Si les surge alguna duda acerca de sus obligaciones a la hora de cumplir esta Política contra la Discriminación, deberán ponerse en contacto con el servicio de Atención al Cliente de Airbnb. Airbnb ofrecerá próximamente más pautas en materia de discriminación para las jurisdicciones fuera de Estados Unidos. Basándose en estos principios, nuestra comunidad de anfitriones de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá seguirá estas normas durante todo el proceso de hospedaje:

Color de piel, origen étnico o racial, nacionalidad, religión, orientación sexual, identidad de género o estado civil

  • Los anfitriones en Airbnb no podrán:
    • Rechazar una reserva debido al origen étnico o racial, el color de piel, la nacionalidad, la religión, la orientación sexual, la identidad de género o el estado civil de los huéspedes.
    • Imponer condiciones diferentes en función del color de piel, el origen étnico o racial, la nacionalidad, la religión, la orientación sexual, la identidad de género o el estado civil de los huéspedes.
    • Publicar anuncios o realizar declaraciones que disuadan a determinados huéspedes o insinúen una preferencia en su favor o en su contra debido a su color de piel, origen étnico o racial, nacionalidad, religión, orientación sexual, identidad de género o estado civil.

Identidad de género

En Airbnb no atribuimos ningún género a las personas que forman parte de nuestra comunidad. Consideramos que el género de cada persona es aquel con el que se identifica o que indica en su perfil, y esperamos que la comunidad de Airbnb también respete su decisión. Esto incluye respetar los pronombres (ella, él, elle, etc.) que cada persona elige para sí misma.

  • Los anfitriones en Airbnb no podrán:
    • Rechazar una reserva debido a la identidad de género del huésped, salvo que el alojamiento incluya espacios compartidos con el anfitrión (como el baño, la cocina o las zonas comunes).
    • Imponer condiciones distintas en función del género, a menos que el alojamiento incluya zonas compartidas con el anfitrión.
    • Publicar anuncios o realizar declaraciones que disuadan a huéspedes de un género determinado, o donde se insinúe que existe una preferencia en su favor o en su contra, a menos que el alojamiento incluya zonas compartidas con el anfitrión.
  • Los anfitriones en Airbnb sí podrán:
    • Ofrecer su alojamiento solo a huéspedes de su mismo género cuando el espacio incluya zonas compartidas con el anfitrión.

Edad y situación familiar

  • Los anfitriones en Airbnb no podrán:
    • Imponer condiciones distintas o rechazar reservas debido a la edad o la situación familiar de los huéspedes, cuando así lo prohíba la ley.
  • Los anfitriones en Airbnb sí podrán:
    • Facilitar información precisa sobre las características de su alojamiento (o la ausencia de estas) que pudieran suponer un riesgo o significar que el espacio no sea adecuado para huéspedes de determinada edad o familias con niños o bebés.
    • Indicar en su anuncio las restricciones de la comunidad (p. ej., si se trata de alojamientos exclusivos para personas mayores) o las leyes y normativas aplicables que prohíban admitir huéspedes menores de una edad determinada o familias con niños o bebés.

Personas con discapacidad

  • Los anfitriones en Airbnb no podrán:
    • Rechazar a un huésped debido a una discapacidad, real o supuesta.
    • Imponer condiciones distintas si consideran que un huésped tiene una discapacidad.
    • Imponer su criterio a la hora de valorar si un alojamiento cumple las necesidades de un huésped con discapacidad, sin tener en cuenta la opinión de este.
    • Preguntar a un huésped acerca de la existencia o la gravedad de su discapacidad, así como sobre las medidas que emplea para adaptarse a ella. Sin embargo, si un posible huésped menciona abiertamente su discapacidad, el anfitrión puede (y debe) contactarle para determinar si el alojamiento satisface sus necesidades.
    • Prohibir o limitar el uso de dispositivos de asistencia para personas con movilidad reducida.
    • Establecer un precio más alto para viajeros con discapacidad o comisiones por mascotas si el huésped viaja acompañado de un animal de asistencia.
    • Publicar anuncios o realizar declaraciones que disuadan a determinados huéspedes o insinúen una preferencia en su favor o en su contra por el hecho de que puedan tener una discapacidad.
    • Negarse a comunicarse con los huéspedes a través de los medios accesibles a su alcance, entre los que se incluyen servicios de retransmisión de telecomunicaciones para personas con problemas de audición o el correo electrónico, en el caso de las personas con problemas de visión que utilizan lectores de pantalla.
    • Negarse a aceptar ciertas peticiones razonables de un huésped con discapacidad para que se modifiquen ligeramente las normas de la casa (por ejemplo, para poder llevar a su animal de asistencia o utilizar una plaza de aparcamiento disponible cerca del alojamiento). Cuando se haga una petición de estas características, el anfitrión y el huésped deben dialogar para encontrar soluciones con las que ambos estén de acuerdo y garanticen que el alojamiento satisface las necesidades del huésped.
  • Los anfitriones en Airbnb sí podrán:
    • Proporcionar información precisa sobre las prestaciones de accesibilidad del alojamiento (o la ausencia de estas) que permita a los huéspedes valorar si el espacio se ajusta a sus necesidades.

Preferencias personales

  • Los anfitriones en Airbnb sí podrán:
    • A excepción de lo indicado más arriba, rechazar una reserva por los motivos que permita la legislación aplicable en su caso. Por ejemplo, salvo que las leyes lo prohíban, los anfitriones en Airbnb podrán rechazar reservas de huéspedes que viajen con mascotas o que deseen fumar en el alojamiento.
    • Exigir que los huéspedes respeten las restricciones relativas a los alimentos que se pueden consumir en el alojamiento (por ejemplo, si el anfitrión lleva una dieta kósher o vegetariana, podrá exigir a los huéspedes que cumplan los requisitos correspondientes). Estas restricciones deberán indicarse claramente en las normas de la casa. Por ejemplo, un anfitrión en Airbnb puede rechazar la reserva de una persona que desee fumar en el alojamiento o puede imponer un límite en el número de huéspedes.

¿Qué pasa cuando se rechaza a un huésped? Todo anfitrión debe tener presente que a nadie le agrada que lo rechacen. Aunque un anfitrión tenga, y articule, motivos legales y legítimos para rechazar a un posible huésped, puede provocar que un miembro de nuestra comunidad se sienta incómodo y excluido. Los anfitriones deben hacer todo lo que esté en su mano para ser hospitalarios con los huéspedes, independientemente de su origen. Los anfitriones que rechazan de manera reiterada a huéspedes que forman parte de un colectivo protegido (incluso cuando aleguen un motivo legítimo para hacerlo) generan malestar en la comunidad y hacen tambalear los pilares sobre los que esta se sustenta. En esos casos, Airbnb podrá suspender las cuentas de dichos anfitriones en la plataforma.

Pautas específicas para anfitriones ubicados fuera de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá

Fuera de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá, es posible que algunos países o comunidades permitan o incluso exijan a los anfitriones que hagan distinciones a la hora de hospedar en función de factores como el estado civil, la nacionalidad, el género o la orientación sexual de los huéspedes. Esto choca frontalmente con nuestra filosofía contra la discriminación. En estos casos, no exigiremos a los anfitriones que incumplan la legislación local, como tampoco les pediremos que acepten a huéspedes que puedan ponerles en riesgo de ser detenidos o que puedan causarles daño físico o moral, a sí mismos o a sus propiedades. Los anfitriones que viven en estos lugares deberán indicar este tipo de restricciones en sus anuncios para que los posibles huéspedes estén al corriente del problema y Airbnb pueda confirmar la necesidad de dichas medidas. Los anfitriones deberán comunicar de forma clara, factual y no peyorativa estas restricciones. Los insultos y las difamaciones no tienen cabida en nuestra plataforma ni en nuestra comunidad.

¿Qué ocurre cuando un anfitrión no cumple nuestras políticas contra la discriminación?

Si un anuncio determinado infringe esta Política contra la Discriminación, se solicitará al anfitrión que retire el texto correspondiente. También le pediremos que confirme que ha entendido y está dispuesto a cumplir esta política y los principios que la sustentan. Además, cuando lo consideremos oportuno, también podemos tomar medidas más severas, incluida la expulsión del anfitrión de la plataforma de Airbnb.

Si el anfitrión rechaza de manera indebida a huéspedes que formen parte de un colectivo protegido o demuestra, mediante el lenguaje que utiliza, que sus actos están motivados por factores prohibidos en esta política, Airbnb emprenderá las acciones necesarias para aplicar las medidas que se prevén aquí, incluida la expulsión del anfitrión de la plataforma.

A medida que nuestra comunidad sigue creciendo, seguiremos velando por que las políticas y prácticas de Airbnb sean coherentes con nuestro objetivo principal: garantizar que tanto los anfitriones como los huéspedes siempre se sientan cómodos cuando interactúen con otras personas en la plataforma. El respeto es el engranaje que nos permite seguir funcionando, no solo como comunidad, sino como sociedad. Por eso, es un valor fundamental e irrenunciable en Airbnb.

Otras consideraciones

La Política contra la Discriminación se aplica a todos los aspectos de la actividad que desempeña Airbnb. No obstante, somos conscientes de que en nuestra plataforma pueden publicarse distintos tipos de anuncios a los que se aplican ciertas consideraciones específicas, como las siguientes:

Experiencias

Restricción de género:

  • Los anfitriones en Airbnb podrán ofrecer experiencias para personas de un único género siempre y cuando esta restricción se plantee con el objetivo de generar un espacio seguro (siempre dentro de la legalidad, y donde nunca se incite a la violencia o el peligro), velar por la seguridad y la privacidad de las personas que participen en la actividad, o cumplir la legislación o las costumbres culturales que correspondan.

Accesibilidad, diversidad y flexibilidad:

En la plataforma Airbnb hay experiencias de muchos tipos y con diversos grados de dificultad. Por eso, puede que en algunos casos los anfitriones tengan que preguntar por las habilidades de los viajeros que quieran participar en determinadas actividades físicas o por las adaptaciones que necesitarían para preparar mejor la sesión. Además, animamos a los anfitriones de experiencias a:

  • Proporcionar información específica sobre la naturaleza física de una experiencia para que los viajeros valoren por sí mismos si es una actividad adecuada para ellos.
  • Comunicarse activamente con aquellos huéspedes que tengan una discapacidad manifiesta o que hagan preguntas sobre la accesibilidad de una experiencia, así como valorar la posibilidad de aceptar modificaciones dentro de lo razonable.
  • Buscar oportunidades para realizar pequeñas adaptaciones a la experiencia en caso necesario, cuando estas no alteren en exceso la naturaleza de la actividad.
¿Este artículo te ha resultado útil?
Consigue ayuda con tus reservas, tu cuenta y mucho más.
Inicia sesión o regístrate