Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Un padre recibe huéspedes en un alojamiento accesible

    Este Superanfitrión tiene un hijo que usa silla de ruedas, y su casa atrae a los viajeros con discapacidad.
    Publicado por Airbnb el 24 de ago. de 2021
    Lectura de 3 min
    Última actualización: 24 de ago. de 2021

    Lo más destacable

    • Tener un hijo que utiliza una silla de ruedas ha demostrado a este padre lo complicado que puede ser viajar para algunas personas.

    • Su pasión por hacer que los viajes sean más accesibles es lo que le impulsó a compartir su bungalow rural.

    • A Alpesh, que también es propietario de una vivienda en Londres, le resultó sencillo compaginar su apretada agenda con su actividad como anfitrión.

    Les dieron el diagnóstico cuando su hijo Harri tenía 9 meses: parálisis cerebral. Poco después de aquello, Alpesh y su mujer compraron una silla de ruedas y reformaron a fondo su casa de Londres para hacerla más accesible.

    Una década más tarde, Harri todavía se enfrenta a obstáculos físicos, como la puerta principal de su colegio o el gran escalón que tienen en la entrada las peluquerías del barrio. Por suerte, tanto su vivienda de Londres como una casa de vacaciones que compraron en el campo en Norfolk, a dos horas de distancia, son un auténtico paraíso en lo que respecta a la accesibilidad y están perfectamente adaptadas a todas sus necesidades.

    De hecho, su idea de querer contribuir a que los viajes sean más accesibles fue lo que animó a Alpesh a hacerse anfitrión hace unos años. Ponen su segunda casa a disposición de los huéspedes cuando no la utilizan, y de ese modo pueden mantenerla.

    Un camino lleno de aprendizajes

    Alpesh es propietario y tiene tres hijos, así que no tenía muy claro si podría sacar un hueco en su apretada agenda para ser anfitrión. Sin embargo, quería que otras personas pudieran disfrutar de su remanso de paz.

    Alpesh no había probado Airbnb ni como viajero ni como anfitrión, pero confiaba en que aprendería sobre la marcha. «Es maravilloso compartir un alojamiento con prestaciones de accesibilidad en Airbnb. Yo siempre digo que es nuestro pequeño tesoro oculto. Nos encanta pasar tiempo allí y lo hemos diseñado para que todo esté accesible en una sola planta, así que pensé: ¿por qué no lo compartimos con otras personas?».

    A Alpesh le pareció muy sencillo anunciar su bungalow de cuatro dormitorios y prepararlo para recibir a sus primeros huéspedes. Además, uno de sus vecinos lo ayuda con la limpieza y con las llegadas de los viajeros; de ese modo, no tiene que dedicar tanto tiempo a cada reserva.

    Un diseño accesible por dentro y por fuera

    La casa de Norfolk de Alpesh tiene solo una planta y está equipada con muchas prestaciones de accesibilidad: un acceso sin escalones y bien iluminado tanto para entrar en el alojamiento como para moverse por él, un aparcamiento accesible, una cama médica con un colchón con funda, un inodoro adaptado y un elevador móvil.

    A Alpesh le encanta disfrutar del jardín con Harri, y también le gusta saber que muchos viajeros pueden sacarle partido a la zona exterior. Un camino liso y sin escalones conecta la cocina con una bañera de hidromasaje para seis personas y una terraza con unas fabulosas vistas al campo.

    «Las vistas desde el jardín son absolutamente increíbles», asegura Alpesh. «Cuando voy a la casa de Norfolk antes de que lleguen los huéspedes, paso la mayor parte del tiempo en el jardín».

    Añadir valor a los viajes

    Alpesh ha aprendido que las prestaciones de accesibilidad ayudan a que más personas puedan viajar, así que le parece lógico compartir su alojamiento cuando ellos no lo utilizan.

    «Mi familia no siempre está aquí, así que me gusta ponerlo a disposición de otras personas», explica. «Siento la misma satisfacción que cuando lo disfruto con los míos».

    Su intención es utilizar lo que gane como anfitrión para comprar otra casa de campo con prestaciones de accesibilidad que se adapten a las necesidades de Harri. Incluso se plantea mudarse allí de forma permanente.

    «Esa es la idea que tengo en mente», dice Alpesh. «Queremos buscar un lugar que podamos poner a punto, no sé si será un almacén o un terreno... Y puede que lo anunciemos en Airbnb hasta que logre convencer a mi familia para que nos marchemos de Londres».

    ¿Quieres más información?
    Anímate a ser anfitrión

    Lo más destacable

    • Tener un hijo que utiliza una silla de ruedas ha demostrado a este padre lo complicado que puede ser viajar para algunas personas.

    • Su pasión por hacer que los viajes sean más accesibles es lo que le impulsó a compartir su bungalow rural.

    • A Alpesh, que también es propietario de una vivienda en Londres, le resultó sencillo compaginar su apretada agenda con su actividad como anfitrión.

    Airbnb
    24 de ago. de 2021
    ¿Te ha resultado útil?