Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Fianzas

    Tanto Airbnb como los anfitriones pueden exigir una fianza. Ten en cuenta que, cuando seamos nosotros quienes la solicitemos, lo haremos basándonos en las características del alojamiento o el momento de la reserva, pero nunca atendiendo al origen, la nacionalidad, la etnia, el sexo, la identidad de género o la edad de ningún usuario.

    Fianzas que exige Airbnb

    Dos días antes de la fecha de llegada, retendremos el importe de la fianza en tu método de pago. No te cobraremos nada, pero no podrás disponer de ese dinero hasta que no lo liberemos. Por ejemplo, si pagas con una tarjeta de crédito que tenga un límite total de 5000 $ y te exigimos una fianza de 500 $, solo podrás disponer de 4500 $ hasta que cancelemos la retención.

    Siempre y cuando no se produzcan daños materiales durante tu estancia, liberaremos esos 500 $ de tu tarjeta 14 días después de la fecha de salida o antes de que llegue el siguiente huésped. Sin embargo, tu banco podría tardar entre 3 y 12 días laborables en gestionar el trámite. Si no conseguimos retener el importe de la fianza, te avisaremos por correo electrónico y tendrás 12 horas para proporcionarnos otro método de pago. En caso de que tampoco podamos efectuar la retención, cancelaremos la reserva y recibirás un reembolso.

    Es importante que compruebes si tu método de pago tiene el saldo suficiente para cubrir la fianza (de no ser así, Airbnb no se responsabiliza de los gastos que esto pueda ocasionar, incluidas las comisiones por descubierto).

    Fianzas que exige el anfitrión

    Algunos anfitriones solicitan una fianza a los huéspedes. En esos casos, son ellos, y no Airbnb, quienes establecen una cantidad entre 100 y 5.000 dólares. Si eres huésped y quieres reservar el alojamiento de un anfitrión que haya establecido una fianza, te informaremos del importe correspondiente antes de que reserves.

    Cuando Airbnb exige una fianza, aplicamos una retención en tu método de pago; sin embargo, cuando la establece el anfitrión, el funcionamiento es diferente. Solo se la cobramos al huésped si este se la reclama por daños materiales. En ese caso, el importe que exija puede ser el mismo de la fianza o no, en función del tipo de desperfecto que se haya producido.

    Si el anfitrión reclama la fianza, la solicitud se tramitará de acuerdo con los Términos de la Protección frente a daños para anfitriones. Esta cobertura forma parte de AirCover, una protección amplia para todos los anfitriones en Airbnb.

    ¿Cómo funcionan las fianzas cuando surge un problema?

    Si ocurre algún percance durante tu estancia, el proceso de reclamación de la fianza es el mismo tanto si es Airbnb como si es el anfitrión quien la establece. Un anfitrión puede informar de un incidente y solicitar una parte o la totalidad de la fianza en un plazo de 14 días a partir de la fecha de salida.

    Nota: Todos los pagos, incluidos los de las fianzas, deben efectuarse siempre a través de Airbnb. Nunca efectúes transacciones fuera de nuestra plataforma. Descubre qué hacer si un usuario te pide que abones un pago fuera de Airbnb.

    ¿Has obtenido la ayuda que necesitabas?

    Artículos relacionados